lunes, 6 de agosto de 2012

Ella.

¿Alguna vez has aguantado la respiración hasta no poder más? ¿Alguna vez te ha cogido una ola y has salido casi asfixiado? Entonces entenderás esta sensación. La necesidad de aire, ese vacío en el pecho, esa necesidad de llenarlo. ¿Te acuerdas de esa agonía cuando ese aire no entra? Esa vulnerabilidad que se siente al saber que has hecho todo lo posible, que ahora solo puedes esperar...Que no sabes cuando volverá que lo has dejado marchar. Yo siento esa agonía, siento como cada vez tengo menos aire porque tengo que ver como se va y tengo que aguantarme y aunque sea lo mejor que puede hacer, no os imagináis lo que duele. Hoy es seis, hace ya un mes desde la última vez que te he podido abrazar y si crees que eso es mucho no quiero imaginar lo que es esperar otros 4 meses más, ¿has intentado estar 4 minutos sin respirar? Pues entonces entenderás que me alegre de tu oportunidad que quiero que la disfrutes pero tú tienes que entender que no pueda evitar llorar al pensar que no  voy a poder verte sonreír, que me duele como un puñal solo poder oírte por teléfono y no te imaginas lo duro que es oírte decir que necesitas un abrazo cuando no puedo dártelo.
Si no fueras tan importante, si no fueras como eres, si no me sacaras un millón de sonrisas diarias quizás y solo quizás dejaría de llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada